Título original
Perlasca, un eroe italiano (TV)

Año
2002

Duración
126 min.

País
Italia

Director
Alberto Negrin

Guión
Stefano Rulli, Sandro Petraglia (Novela: Enrico Deaglio)

Música
Ennio Morricone

Fotografía
Stefano Ricciotti

Reparto
Luca Zingaretti, Amanda Sandrelli, Franco Castellano, Jerome Anger, György Cserhalmi, Marco Bonini, Lorenzo Lavia, Elena Arvigo, Christine Filangeri, Giuliana Lojodice, Mathilda May, Jean-François Garreaud, Dezsö Garas, Palle Granditzky

Productora
Coproducción Italia-Rumanía-Francia-Bélgica

Género
Drama | Nazismo. Holocausto. Basado en hechos reales. II Guerra Mundial. Telefilm

Sinopsis
Budapest, en plena ocupación nazi, durante la Segunda Guerra Mundial. Los judíos son buscados, detenidos y enviados a campos de concentración o de exterminio. Esta es la situación con que se encuentra Giorgio Perlasca, un ciudadano italiano, empleado en negocios de importación y exportación de carnes, antiguo excombatiente en la Guerra Civil Española, a las órdenes del General Franco, del que recibe al licenciarse un salvoconducto de gratitud, que le ha de servir de presentación en cualquier Legación española del mundo. Al comprobar la manera en que son tratados los judíos, Perlasca, que ya dejó la contienda española por no estar de acuerdo con los sistemas empleados por los llamados "nacionales", decide ayudarlas. Se presenta ante el Sr. Sanz Briz, Embajador español en Hungría y comienza a colaborar con él. A los pocos días, el Embajador, recibe la orden de Madrid de cerrar la Embajada y trasladarse a Suiza. Eso puede representar que las casas de acogida que tiene la Embajada, como territorio español, dejen de gozar de inmunidad y, consecuentemente, que los judíos allí acogidos por iniciativa de Perlasca se queden sin protección. Para evitar que esto pueda suceder, Perlasca, valiéndose del documento que le extendió Franco, se hace pasar por Cónsul español, consiguiendo que la Embajada siga abierta y, lo más importante, que también sus casas queden protegidas.

Los alemanes van perdiendo la guerra y eso les convierte todavía en más peligrosos. Su acoso a los judíos se hace cada vez más agobiante. Perlasca se juega la vida repetidas veces para mantener la situación, que ya se hace insostenible. La humanidad de aquellas pobres gentes, sin otra protección que la que les brinda Perlasca hacen que éste se reafirme cada vez más en su decisión de no abandonarles y luchar por ellos cuanto le sea posible, jugándose la vida y renunciando a regresar a su casa, junto a su familia.

Así es como consiguió salvar de la muerte a miles de judíos y evitar la destrucción total del Ghetto, en la retirada del Ejército alemán, en el que se hacinaban miles de judíos de todas las nacionalidades.



Compartir:

Hermano Asno

Post A Comment:

0 comments so far,add yours